Sí puedo abrirte algo más que las piernas: mi alma y mi corazón. Aquí los tienes para que los hagas pedazos. Querías entrar en este espacio, ¿verdad? Entra, pero ya no hagas más destrozos...


Monday, 3 July 2017

El duro despertar de un espejismo

He desempolvado esta especie de diario estúpido, que alguna vez fue poemario y terminó convertido en almohada de lágrimas. ¿Cuándo alguien imaginó verme enamorada? ¿Cuándo alguien imaginó ver en mí los nervios propios de la emoción del encuentro de un amor? Jamás alguien creyó que Luna sucumbiría a tal condena. Y aún no lo imaginan...

Y es que no saben que hace tiempo que perdí la batalla, hace años bajé los brazos y pretendí que podía luchar contra el amor y contra mí misma. Hace más de un lustro que ejerzo el trabajo más duro de todos: borrar la esperanza de verme envejecer a tu lado. Pero hoy, hiciste una jugada maestra que apagó cualquier chispa que quedara remanente.

Es irónico, pero es increíble que yo esté diciendo esto. Yo, la indiferente a esos estados mentales que produce el enamoramiento, esas tonterías que lo ponen a uno como un zoquete que vaga por el mundo pensando en quien no debería. Yo, la que no conocía problemas de braguetas, pasaba día y noche peleando con mi cabeza para no pensarte.

Miraba al cielo y sólo pedía que nunca tengas que pasar por el letargo que significa soñar como un idiota casarte, tener una chocita , la mascotita y hasta un... no, eso no. Duele mucho tener que arrugar ese papel en el que escribía como un dulce poema nuestras alegrías y tristezas del camino que haríamos al andar, y al final, veo que fui yo sola quien escribió una novela llena de suspiros bordados con lágrimas y resignación. Y no, no es que no era capaz de ver la realidad, ni a depender de ti, durante años vi en ti lo que no pude ver en nadie y me llenaba el corazón, e intentaba que la llama de la esperanza no se apague.



Te veía desde lejos como aquello que me empujó a construir una vida paralela a esta amarga realidad para poder vivir, mientras moría sabiendo que no me amarías. Te veía como ese sueño que se desvanecía cada vez que descubría que vives anclado al pasado con la mirada perdida y la ira encendida. Sí, tú me hiciste alguna vez imaginar por primera vez que yo me entregaría feliz en un altar sin dios, y sellaría la historia con un "y vivieron felices por siempre", pudiendo elegir otros sapos a quienes besar. Pudiendo no crucificarme si hubiese escogido a quien sí me amaba, te elegí a ti porque, tú me despertaste todos los volcanes dormidos, porque tú me robaste las ganas de dormir, y hasta de mirar los álbumes de recuerdos, porque en el pecho abrigada la esperanza de hacer uno contigo, el álbum final que jamás podré llenar y no veré cuando llegue a ser una viejecilla inundada de suspiros. Sin embargo, me pregunto... ¿por qué la crueldad de preguntarme si me casaría contigo o si viviría contigo hasta el final de nuestras vidas, si jamás me viste como una compañera?

Image may contain: text
Así hubiera querido llegar. Hoy, eres un desconocido...

Duele más aún cuando a golpes, literalmente, despiertas de todo ese espejismo, del que sabía que despertaría algún día y del que paradójicamente era consciente que era tal pues el mismo sólo existía en mis momentos de ensoñación, y de repente, vi al Kracken despertar, vi al monstruo que habita en ti, ese monstruo que te hizo agredirme y dejarme marcas físicas visibles, y por primera vez, te tuve miedo, mucho más que a los ladrones que me apuntaron a la cabeza días atrás, de ellos no me sorprende su nivel de maldad, porque no tienen escrúpulos, ni me conocen ni les importo. te tuve miedo, mucho más cuando pusiste tu brazo sobre mi cuello con los ojos exhorbitados y me pedías que te mire mientras levemente me asfixiabas por un par de segundos, porque en ese momento supe que tu perturbación interna es inconmensurable, que no tienes límite alguno cuando sales de tus casillas. Los insultos que te di en respuesta a los tuyos, fueron nada al lado de tus golpes y empujones, e incluso la violencia con la que lanzaste mis pertenencias o me las arranchaste. Esas marcas, con el pasar de los días se irán, pero jamás se irá el dolor con el que me marcaste para siempre, me hiciste polvo. Sentí que me odiabas, como si te hubiera hecho algún daño. Mi máximo delito contigo fue no sólo entregarme sin que lo merezcas, sino tratar de alejarme y cortar ese bucle de nada por no definir tu vida; aquello que de mí te irritaba, era tan sólo mi intento de ver coherencia entre tanta palabrería y acciones o decisiones. Pedirme "paciencia" era la más cínica de las peticiones, mientras me demostrabas que no estabas dispuesto a soltar el pasado.

Me mataste un 2 de Julio del 2017, aquella Luna que conociste una madrugada del 25 de Mayo del 2010 murió la mañana de ayer y la enterraste con cada acción llena de odio y saña que infligiste contra mí por no hacer las cosas ni pensar a tu conveniencia que se basaba en mentiras, y no habrá fuerza alguna capaz de resucitarla tal como en tus manos murió, una Luna que te amaba y pensaba en tu bienestar. Nacerá otra, que preferirás jamás conocer. Absorbiste mi alma, mi corazón, mi tiempo, mis ilusiones, mi entrega, mi vida, y los escupiste, y los pisaste sin piedad; te llevaste todo eso de mí, siéntete ganador y orgulloso de tu labor, siéntete macho, alimenta tu ego al pensar que usaste a tu antojo a una "estúpida, bestia, insignificante y basura", entre las tantas flores de "amor" que me echaste, siéntete el superior que siempre deliras ser, sabiendo a consciencia lo mal que obraste sin pedir perdón como deberías hacerlo, y sé que no lo harás, porque si no detuviste tu impulso de agredirme, no harás algo más noble como pedir perdón por toda la humillación, simplemente porque no tienes alma. Nunca, NUNCA antes alguien me había tratado y maltratado como lo hiciste tú, pero jamás me imaginé que tú, ese hombre que se atrevió a mentir con tanto desparpajo diciéndome que algún día estaríamos en nuestra casita en la playa, terminara lanzándome al piso. Las repercusiones de tu maltrato siguen latentes porque tuve que mentirle a mi hija sobre los moretones que tengo para que no te odie a pesar de todo, y en mi trabajo, he tenido que usar abrigo en la oficina para que no sean visibles las marcas en brazo y hombro, en el gimnasio igual, y yo jamás entreno con abrigo. Tú, luego de nueve años que mi hija no conoció pareja formal mía, a excepción del personaje extranjero, fuiste la segunda persona que ella supo que le di cabida en mi vida, y ahora me tocará inventar que no funcionó pero que "somos buenos amigos" aunque no sepa la inconmensurable distancia que quedó marcada, porque jamás querré que te vea con ojos de rencor por lo que me hiciste, ella te apreciaba, y hasta quería que funcionara para bien.

Siempre supe que esto algún día terminaría, pero jamás imaginé que sería de esta manera tan horrenda y dolorosa. Ni tus mentiras me pulverizaron como me pulverizó ver el monstruo que nunca imaginé que serías. Ojalá la vida te dé la oportunidad de sentir paz, y con ello, puedas morir sin ser un despojo humano.

Resultado de imagen para pero de nosotros dos tu pierdes mas que yo
Es posible que hayan mejores que yo, pero yo te había elegido a ti, y lo desperdiciaste...


No comments:

Post a Comment