Sí puedo abrirte algo más que las piernas: mi alma y mi corazón. Aquí los tienes para que los hagas pedazos. Querías entrar en este espacio, ¿verdad? Entra, pero ya no hagas más destrozos...


Wednesday, 6 January 2016

Hielo, duele...

Las decisiones más duras no sólo duelen, tendrán un resultado al final, y es eso lo que espero, sanar y olvidar.

Amarte no me lastima, me lastiman las circunstancias, el tiempo letal que me llevó hasta ti para probar la más triste agonía de mi vida.

La frialdad no únicamente duele cuando es recibida, sino también cuando no tengo otra opción mientras guardo por dentro un montón de fuego que quiero compartir. Me carcome el alma volverme un témpano de hielo ante tu fugaz presencia, mas no tengo otra alternativa. Sin embargo, duele menos que el dulce sorbo del fugaz momento en que me amas para luego marcharte y devolverme a la realidad.

El hielo es mi armadura para salir ilesa de esta historia, para no sollozar más en silencio, para no sentir cómo se me va la vida pensando en ti...

No comments:

Post a Comment